La ciudad de Barranquilla tendrá toque de queda durante la noche de velitas para prevenir el contagio del virus del COVID-19, que en los últimos días ha tenido un notable incremento en esa zona, informaron este domingo las autoridades locales.

En un comunicado la Alcaldía de Barranquilla anunció la restricción de la movilidad desde las once de la noche del 7 de diciembre hasta las 6 de la mañana del siguiente día.

«Hemos evaluado tanto el momento epidemiológico en el que está la ciudad como los posibles escenarios que pueden generar focos de contagio. Nuestra prioridad siempre será proteger la vida, la salud y el empleo de los barranquilleros, por lo que aplicaremos los controles necesarios para velar por el estricto cumplimiento de las medidas», expresó el alcalde, Jaime Pumarejo.

A diferencia de otras regiones de Colombia, en donde la celebración de velitas es en la tarde y noche del 7 de diciembre, en Barranquilla es en la madrugada del 8.

En Barranquilla el pico en las cifras de contagios ocurrió en los meses de junio y julio, cuando la ciudad registró uno de los índices más altos por cada 100.000 habitantes.

Hasta el momento, en esta ciudad las autoridades de salud tienen registro de 46.532 contagios y 1.756 fallecimientos por el COVID-19.