El gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, decretó el toque de queda para cuatro municipios del departamento debido al aumento de casos COVID-19.

Se trata Girardot, Fusagasugá, Facatativá y Zipaquirá, municipios que tendrán una restricción desde el viernes 22 de enero hasta el lunes 25 de enero.

La medida aplicará desde las 8:00 de la noche del viernes hasta las 5:00 de la mañana del lunes.

Asimismo, el resto de los municipios de Cundinamarca tendrán restricción a la movilidad desde el sábado 23 hasta el lunes 25 de enero.

Dicha medida aplicará de igual forma desde las 8:00 de la noche a 5:00 de la mañana.

Según García, Cundinamarca tiene actualmente una ocupación de camas UCI del 86 %.

Debemos hacer todos los esfuerzos necesarios para bajar al máximo el nivel de contagios”, puntualizó el gobernador Nicolás García.