Los habitantes de Cali quedaron sorprendidos con la declaratoria de Alerta Roja y las restricciones a su movilidad por el número alto de contagios COVID-19.

«La ley en Cali está bien porque en Cali no nos estamos cuidando como deberíamos«, dice Roy Barrera, habitante de la ciudad.

La ley seca y el toque de queda regirán hasta el próximo 23 de diciembre, fecha en la que evaluarán los resultados.

La ley seca empieza a partir de hoy 16 de diciembre, toque de queda desde las once de la noche, he dado la orientación para poder concurrir con empresas que se ven afectadas«, señaló el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina.

Personal médico, organismos de socorro, así como clientes y trabajadores del sector gastronómico, deberán certificar su actividad para poderse movilizar hasta sus hogares durante el toque de queda.

Mientras que el comercio tendrá que vender productos de acuerdo al pico y cédula.

Publicidad

«Pares y no pares, van a poder asistir al área comercial. Una recomendación, no tiene que llevar a pacientes con factor de riesgo«, aseguró Ospina.

Asimismo, las autoridades anunciaron controles estrictos el 20 y 27 de diciembre durante los partidos de la final entre América y Santa Fe.

«Le quiero pedir al Gobierno nacional que declare de utilidad interés público el partido del América contra Santa Fe, necesitamos que la gente lo vea en casa, que haya señal abierta y no sea un punto de conglomeración«, pidió el alcalde de Cali,

En los próximos días se habilitarán 80 nuevas camas de cuidado intensivo en la ciudad cuya ocupación permanece en el 90%.