El defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assis, expresó su enérgico rechazo al ataque del que fue objeto la misión humanitaria de la Defensoría del Pueblo y la ONU en la tarde de hoy en la vereda Girasoles, de la Inspección de San Juan de Lozada de San Vicente del Caguán, en el departamento del Caquetá.

El ataque fue protagonizado por hombres armados de las disidencias del Frente 40 de las extintas Farc, quienes obligaron a descender a los funcionarios de los vehículos e incineraron la camioneta de las Naciones Unidas.

La misión humanitaria se hallaba en la zona acompañando a la comunidad y a los líderes sociales, para garantizar el pleno ejercicio de sus derechos humanos.

El defensor del Pueblo hizo un llamado a los grupos armados organizados a respetar en todo tiempo a los funcionarios de la Defensoría del Pueblo y de los organismos humanitarios en el marco de los principios y reglas del DIH.

De igual manera, manifestó su solidaridad para con las Naciones Unidas en Colombia.