El defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assis condenó la muerte de Yeison Stiven Yule Pequi, un joven de 17 años perteneciente al resguardo indígena Altamira, que falleció tras un operativo en el que el Ejército bombardeó un campamento de disidencias de las Farc.

En medio del operativo realizado el 5 de julio en vereda La Esperanza del municipio de San Vicente del Caguán, fallecieron cinco disidentes de las Farc, por lo cual, la Defensoría del Pueblo había activado el protocolo de protección institucional a favor de niños, niñas y adolescentes desvinculados de grupos armados ilegales, para el joven que falleció en la mañana de este miércoles en la Clínica Medilaser de Florencia.

Lea más: La primera dama de Haití llega al sur de Florida para recibir tratamiento

“La situación desencadenada por el bombardeo contra las disidencias, pone en evidencia la grave situación de reclutamiento forzado en las zonas objeto de dominio territorial y combate por parte de estos grupos armados ilegales”, sostuvo Camargo.

Por ello, el defensor del Pueblo lamentó profundamente la muerte de todos los niños y niñas que caen en el conflicto “en el que no deberían participar”.

Conozca más: “No vamos a permitir que el vandalismo y los bloqueos afecten la reactivación y la tranquilidad de los colombianos”: MinDefensa

“Estamos realizando un acompañamiento a la familia del menor de edad de Yeison Yule, quien había sido víctima de reclutamiento desde hace un año, según le informó la familia a nuestro defensor comunitario”, dijo Camargo.

Un equipo de la Regional Caquetá ha hecho presencia de manera permanente en la zona de alta incidencia de reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, quienes como víctimas de este flagelo demandan protección del Estado, acciones de respeto, garantía y restitución de sus derechos.

Mire también: (Video) Montados en Mercedes Benz y BMW, banda trató de robar condominio en Bogotá

En el caso del adolescente, la entidad brinda asistencia a sus familiares y gestiona con las autoridades locales para que puedan realizar las exequias.

“Solicitamos a las autoridades judiciales priorizar las investigaciones correspondientes sobre el hecho y validar que en la operación realizada por el Ejército no se hayan visto afectados otros menores de edad”, puntualizó Camargo Assis.