Carlos Camargo, defensor del Pueblo desde Necoclí, Antioquia, lanzó una alerta al Gobierno por la creciente crisis humanitaria que viven los migrantes.

Esta crisis está relacionada con varios grupos de personas, en su mayoría de venezolanos, que cruzan el peligroso Tapón del Dairén.

En contexto: La selva que traga humanos: 3.000 migrantes pasan diariamente por Colombia en camino al Darién

Camargo afirmó que hay un represamiento del alrededor 9.000 migrantes en Necoclí que esperan días para conseguir un tiquete de bote para llegar hasta Acandí, Chocó, frontera con Panamá.

De igual manea, se hizo un llamado al ICBF, ya que según el Ente, alrededor del 15% de la población migrante es menor de edad.

“En 2021 aproximadamente migraron 133.000 personas en el año. A septiembre de 2022 la cifra va en 151.582, de los cuales 21.570 son menores de edad. Ante este registro hacemos un llamado a la cooperación internacional”, aseveró la Defensoría.

De acuerdo con lo expuesto por la Defensoría, esta crisis se debe a la vulnerabilidad económica de la que muchas personas son víctimas.

Y lo que buscan estos grupos al pasar el Tapón del Darién, cruzar Centroamérica, hasta llegar a los Estados Unidos en busca del “sueño americano”.