En lo que va corrido del año se han presentado en el país cuatro hechos de desplazamiento masivo por semana en el territorio nacional, lo dio a conocer este lunes la Defensoría del Pueblo. 

“Fueron 16 eventos de desplazamiento masivo intraurbano y 14 eventos de desplazamiento masivo rural, los cuales afectaron a un total de 4.062 familias -11.150 personas, de las cuales el 90% pertenece a comunidades étnicas del Pacífico colombiano”, asegura el defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assis.

Estos hechos de violencia protagonizados por diferentes grupos armados ilegales son consecuencia de las disputas territoriales que suceden en las comunidades rurales indígenas, en comunidades negras y campesinas, así como en zonas urbanas, como en el Distrito de Buenaventura.

Son hechos que aterrorizan a la población con homicidios selectivos, reclutamiento y utilización de niños, niñas y adolescentes, amenazas y señalamientos y, en general, prácticas de sometimiento y control poblacional.

Los escenarios de estas situaciones se multiplican en el territorio del país, participando diferentes grupos del crimen organizado bajo múltiples denominaciones que cambian según los territorios, que entre el 1 de enero y la fecha han generado desplazamientos forzados, homicidios, masacres, confinamientos, asesinatos de líderes sociales, amenazas contra líderes indígenas, asesinatos de excombatientes, entre otros delitos.

“La Defensoría del Pueblo ha desplegado grupos interdisciplinarios con funcionarios de orden nacional como delegados y expertos en desplazamiento forzado, así como asesores, defensores comunitarios y facilitadores que están ligados a las regionales, para un promedio de cinco a siete servidores por cada caso y que trabajan en terreno, levantan información y hacen seguimiento a la problemática”, afirma el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assis.