Evitar que las aguas del río Magdalena se sigan contaminando y puedan afectar los acueductos de Barranquilla y la región, es uno de los compromisos que han definido las autoridades ambientales para superar la emergencia que se produjo en el afluente tras el derrame de hidrocarburos por el hundimiento de una draga.

Ricardo Lozano, ministro de Ambiente, afirmó que «continúa la contingencia, hoy el gobernador acaba de activar su comité de prevención y desastre a través de sus comités para sustancias químicas especialmente en la cuenca del río Magdalena».

Publicidad

Alberto Escolar, director Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA), confirmó que “las multas pueden llegar hasta los 5.000 salarios mínimos legales vigentes, aproximadamente 3.900 millones de pesos. Hay que adoptar medidas, todo está debidamente regulado”.

Durante la reunión adelantada por las autoridades ambientales en la Gobernación del Atlántico, también fue analizada la emergencia en el Parque Isla Salamanca, donde se produjo el derrame de petróleo, tras el volcamiento de un carrotanque en la vía Ciénaga-Barranquilla a la altura de esta reserva natural.

Eduardo Verano, gobernador del Atlántico, sostuvo que la primera hipótesis sería «que hubo microsueño o exceso de velocidad, entonces debemos patrocinar un pacto colectivo en el parque Isla Salamanca mientras tengamos las características de la vía actualmente».

Ambas emergencias ambientales desatadas en el río Magdalena y en el Parque Isla Salamanca se encuentran en proceso sancionatorio.