Aguas más limpias y cristalinas en las playas y ecosistemas revitalizados se observan por estos días en Cartagena en medio del confinamiento nacional por el coronavirus.

‘’Ese parar en seco han significado millones de toneladas de gases de efecto invernadero que han dejado de emitir, parálisis de buena parte de la producción. Los aviones están en el piso, los carros están circulando muy poco, la naturaleza está respirando», indicó el abogado ecologista- ambientalista, Rafael Vergara.

Lugares como Playa Blanca, que ha sufrido desordenes y alta contaminación por la masiva visita del turismo ha vuelto a la vida tras dos semanas de cierre.

«Los peces han regresado a su hábitat, se han observado avistamiento de delfines, igualmente las aguas se observan más cristalinas debido a que no se presenta contaminación por parte del ser humano en general», aseguró el jefe de la Policía de Turismo, teniente Andrés Aguirre.

De igual manera, la ciudadanía a través de redes sociales ha mostrado bellas imágenes de diferentes lugares como la Bahía de Cartagena que según el Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas, ha tenido efectos favorables en los ecosistemas marinos.