En un debate sobre la situación de los departamentos fronterizos en relación con la pandemia del Covid-19, realizado en la Comisión Segunda del Senado, el ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez denunció que, en algunas partes del país, clínicas y hospitales están haciendo mal uso de las Unidades de Cuidados Intensivos, UCI, con propósitos de lucro.

«Hay un incentivo en muchos hospitales y clínicas particulares a mantener pacientes en áreas de cuidado intensivo más allá del tiempo que se necesita, básicamente con un incentivo puramente económico de tener la cama ocupada y de poder facturar los servicios”, denunció el ministro de Salud, quien de inmediato agregó que “este incentivo es absolutamente perjudicial para los servicios de salud, para la disponibilidad y especialmente para que la gente pueda acceder a los ventiladores».

Por esta situación, la Superintendencia de Salud ya expidió una circular con directrices claras a los centros médicos, IPS y EPS, para levantar un estricto registro de las UCI que tienen ocupadas y libres.

Porque, como concluyó el ministro de Salud, Fernando Gómez, con la denuncia presentada en la Comisión Segunda: “una cama ocupada inadecuadamente es una cama que le resta oportunidad de vivir a un paciente”.