El diputado de Caldas, Camilo Gaviria, denunció que el contrato de vigilancia para las instituciones educativas por $32.000 millones de pesos se habría entregado a través del mal llamado “pliego o tipo sastre”, para entregarlo a un solo proponente.

“Eso es lo típico que ha hecho esta administración: hacer contratos tipo sastre, yo intuía que eso iba a pasar en el departamento con ese contrato, que la ordenanza le presentó a la administración de vigencias futuras sobre vigilancia y aseo y por eso la vote negativo (…) En campaña nos hicieron propuestas indecentes las cuales obviamente rechazamos de manera tajante”, aseguró el diputado Camilo Gaviria.

“Me disculpan todos los amigos que me han llamado a hacerme esas preguntas, pero si ustedes quieren un puesto de contrato tipo sastre, ustedes ya saben a quién llamar”, asegura en un video el diputado.

El diputado se refiere a la licitación del contrato de vigilancia privada convocado por la Secretaría General de la Gobernación de Caldas, el cual fue asignado a una unión temporal de las empresas Cooperativa de Vigilancia de Manizales Cooviser y la empresa de seguridad Nápoles, por valor exacto de $32.386.759.919.

Esta denuncia fue presentada ante la Procuraduría General de la Nación por parte de Óscar Santiago Silva Ariza, representante legal de la empresa Sepecol, quien participó en esa licitación con la Unión Temporal Caldas 2016. En carta a la procuradora se expone detalladamente la forma como desde esa secretaría de la Gobernación de Caldas, se habría hecho “el amarre” para favorecer a la compañia ganadora, para lo cual solicitó un acompañamiento preventivo al proceso de licitación pública No. LP-SG-012-2020 de la Gobernación de Caldas.

Publicidad