Una verdadera batalla campal se prolongó por espacio de media hora en la vereda Alpes de Sevilla, en zona rural del municipio de Galapa (Atlántico). Al lugar, que hasta hace una semana fue epicentro de la invasión La Gracia de Dios, llegó una multitud para retomar el predio.

El propietario había ubicado allí vigilantes particulares armados. El ocupante de tierras fallecido fue identificado como Jesús Antonio Evilla Pérez, de 44 años.

Líderes defensores de Derechos Humanos aseguran que lo que ocurrió fue un homicidio.

También puedes leer: 80 millones de recompensa por hombre del fusil en lujosa fiesta en Salgar: “tiene cuentas pendientes con la justicia”

“Hubo un asesinato, en los predios Altos de Sevilla, donde hay más de 600 familias entre desplazados, víctimas de la violencia, afros, venezolanos e indígenas. Esta situación es lamentable. La pérdida de vidas humanas”, denunció Misael Delgado, uno de los líderes defensores.

La semana pasada se produjo el desalojo que según los ocupantes del predio, fue ilegal por lo que llamaron la atención de instancias nacionales.

“Se había notificado a la Presidencia de la República, se notificó a la Defensoría. A la Unidad para las Víctimas, a la Gobernación del Atlántico. Pero aquí hay una complicidad de los entes como la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo, la Personería de Galapa que no actúan en favor de la comunidad. No actúan en favor de garantizar los derechos”, dice Delgado.