Una humilde pareja llegó a la terminal de buses de Pereira buscando viajar hacia Ibagué acompañados por sus dos perritos.

La pareja compró dos pasajes en la empresa Velotax, pero los dos animalitos terminaron en un costal.

Las cámaras de seguridad dejan en evidencia que la pareja no quería dejar a sus perritos y la empresa solo les ofreció como alternativa: que viajaran en un costal.

Los perritos empiezan a asfixiarse y un auxiliar del bus rompe el costal para que puedan respirar, sin embargo, son empacados como si se tratara de una maleta más.

Vea también: Colombia: primer país en recibir vacunas a través del mecanismo Covax

“Hemos iniciado una investigación porque en la terminal de transporte no se permite el maltrato animal. Hemos hablado con las empresas involucradas para pedir una explicación del porqué se permitió un maltrato animal”, dijo el gerente de la terminal de Pereira, Héctor Fabio Artunduaga.

La ley 1774 de 2016 establece los cinco principios de bienestar animal que se deben garantizar en cualquier circunstancia.

“Los animales deben estar libres de hambre y sed, libres de incomodidad, libres de miedo y angustia, libres de dolor, enfermedad y lesiones y deben ser libres de expresar su comportamientos naturales”, señala Andrea Padilla, concejal animalista al condenar y calificar como inaceptable este nuevo hecho de maltrato animal.

La ley dice que quienes cometan delitos contra la vida e integridad física o emocional de los animales, pueden enfrentar sanciones que van desde inhabilidades especiales, multas económicas y prisión.

Le puede interesar: La OMS habla sobre el fin del coronavirus

El alcalde de Pereira, Carlos Maya anunció que “entabló denuncia penal contra la compañía transportadora y todos los involucrados en el caso”.

En su sentencia donde determinó que los animales son objeto de protección constitucional, la Corte citó a Gandhi con estas palabras: “la grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que sus animales son tratados”.