Siete meses después del accidente en el Palacio de Justicia de Cali por el desprendimiento de un ascensor que dejó un saldo de dos muertos y cuatro heridos, las familias de las víctimas denunciaron que la Fiscalía General de la Nación tiene frenadas las investigaciones y pedirán apoyo económico con el fin de iniciar un peritaje que apoye los informes que adelantan las autoridades.

Beatriz Barros, hermana de una de las víctimas, dijo que no pueden permitir “que nos manipulen la prueba reina, ese es el gran peligro, ya está en el proceso de nuevos ascensores, si manipulan el ascensor se pierde la prueba que corrobora la irresponsabilidad del Palacio de Justicia en hacerle un mantenimiento”.

Elmer Montaña, abogado penalista, explicó que formularon “una denuncia penal contra la directora administrativa, Clara Inés Ramírez en el entendido que ella había incumplido en el mantenimiento”.

Aseguran que buscarán la suma de $13 millones para pagar un peritaje que tardaría 15 días y entregarle los resultados a los investigadores con el fin de no dejar impune el caso.

Patricia Gallo, otra familiar de una víctima, se mostró preocupada “porque esto no debe quedar impune, se sabe que los ascensores venían fallando que lastima no haber hecho algo para los ascensores”.

En los próximos días, a través de redes sociales los parientes presentarán una cuenta de ahorros donde esperan recibir apoyo de la ciudadanía.