Un caso de presunta negligencia médica fue denunciado en Barranquilla. La abuela del niño anuncia acciones judiciales contra el centro asistencial.

El menor de un año y 7 meses se recupera de las quemaduras de segundo grado que sufrió en sus genitales, luego de que el equipo con el que le realizaban una intervención quirúrgica hizo «chispas» y provocó una pequeña conflagración.

El incidente se registró cuando le iban a realizar una cirugía de hernia umbilical y la circuncisión.

“Ese día a eso de las 7, en el quirófano ocurrió un accidente. Cuando el médico va a hacer la circuncisión, que va a cauterizar, pasa corriente y hace una chispa”, explicó Nancy Ricaurte, abuela del menor.
Las llamas alcanzaron la tela quirúrgica que tenía el bebé.

“Produciendo un incendio que fue apagado rápidamente con mucha solución salina y gasa abundante. Le produce al niño quemaduras de segundo grado en pubis, pelvis y genitales”, añadió la abuela.

Publicidad

Con lavados quirúrgicos y calmando el dolor del niño, el menor se ha mantenido en el centro asistencial, en espera ahora de la circuncisión.

La Secretaría de Salud de Barranquilla calificó el episodio como «un evento adverso».