Lo que el pasado 4 de septiembre se registró como un motín en la estación de Policía de San Mateo, Soacha, se convirtió en una masacre, según el concejal Diego Cancino, el hecho no dejó uno sino nueve jóvenes muertos.

En los videos aportados por el concejal se evidencia la desesperación de los familiares quienes impotentes veían cómo se propagan las llamas en la celda con sus seres queridos adentro.

Las Familias se habrían abstenido de hablar desde que ocurrieron los hechos porque han recibo amenazas de muerte, según advirtió el concejal.

Cancino pidió a la Fiscalía y a la Procuraduría esclarecer los hechos en los que perdieron la vida nueve de los once jóvenes detenidos en la estación de San Mateo, Soacha.