Una grave y repetitiva situación se viene denunciando desde algunos municipios del Piedemonte Llanero en donde, según sus ciudadanos, se ha evidenciado una permanente contaminación de los nacimientos de agua en regiones en las que se realizan proyectos de exploraciones petroleras.

De acuerdo a Mariel Vargas, presidente de la veeduría ciudadana Sumak Kawsay, esta no es una situación nueva ya que en la inspección de Horizontes de San Luis de Gaceno del departamento de Boyacá “los problemas se empezaron a generar en el 2012 cuando la compañía Nikoil Energy Corp inició con las las perforaciones de una roca y después de esos procedimientos brotó una especie de combustible y ahora en las aguas de las quebradas se enciende fuego”.

Quizás le interese: ELN niega haber secuestrado y asesinado a hija de Rodolfo Hernández

La preocupación de los habitantes de la región es tal que tomaron muestras del agua de algunas de las quebradas y las llevaron a análisis de laboratorios en Houston, en los EE. UU., cuyo resultado fue que “sí hay la expulsión de un químico que tiene que ver con hidrocarburos”, dijo Vargas.

Los mismos campesinos han llegado hasta las fuentes hídricas para hacer el ejercicio de mojar una hoja verde recién arrancada de un árbol y tras mojarla allí y ponerla en contacto con el fuego “las llamas prenden al instante”, aseguró el veedor.

Le puede interesar: En medio de combate que duró 48 horas con el Ejército, alias “Pirry”, cabecilla del ELN, fue abatido en Bolívar

Para quienes viven en esos territorios la preocupación va más allá, debido a que el Río Guavio se ha visto contaminado y aguas abajo ha afectado a la fauna y la flora, de la cual muchas son especies endémicas y otras en vía de extinción de varios municipios de los departamentos de Cundinamarca y de Boyacá en el Piedemonte Llanero.

En cuanto a la salud de los animales que consumen este líquido por las quebradas y el río Guavio también se ha evidenciado afectaciones. En el caso de las vacas, por ejemplo, se han disparado los casos de aborto en su último tercio de gestación.

“Es de anotar que especies de anfibios, crustáceos, celenterados, arácnidos, entre otros, mueren por quedar pegados con la mancha aceitosa que brota de estas fuentes”, dijo.

Otro de los municipios del Piedemonte Llanero que también ha sido blanco de exploraciones y proyectos petroleros es Ubalá, ubicando en el departamento de Cundinamarca y vecino de San Luis de Gaceno.

De acuerdo al alcalde Crispín Beltrán, lo ideal es que este tipo de proyectos no se lleven a cabo ya que tanto su municipio como los de la región son ricos en biodiversidad y hay fauna y flora que requieren de conservación.

“Pedimos que se abstengan de realizar estos proyectos. Tenemos ejemplos de municipios vecinos en donde vemos imágenes que son realmente preocupantes para la comunidad y amenaza nuestra tranquilidad ambiental, nuestras fuentes hídricas, la fauna y la flora y toda la riqueza forestal que tenemos en nuestro territorio”, puntualizó el alcalde de Ubalá.