La Contraloría General de la República ha recibido múltiples denuncias ciudadanas por la deficiente o nula entrega de Elementos de Protección Personal (EPP) a afiliados de las ARL en riesgo de exposición directa al virus COVID-19.

Las denuncias de competencia de la Contraloría están siendo tramitadas por las Contralorías Delegadas para el Sector Trabajo y para el Sector Salud, y las que no, están siendo remitidas al Ministerio de Trabajo.

Los Decretos 488 y 500 de 2020 así como las Circulares 017 y 029 de 2020 del Ministerio de Trabajo, definen qué tipo de afiliados se consideran en riesgo de exposición directa de forma específica: personal de salud, aseo, vigilancia, alimentación, administrativos (asociados al sistema de salud), personal de terminales aéreos, terrestres, marítimos, control fronterizo, Cruz Roja, Defensa Civil y Bomberos.

Sin embargo, se han identificado empresas afiliadas a las ARL cuyo objeto social no se encuentra relacionado con las actividades consideradas en riesgo de exposición directa y que, sin embargo, han recibido elementos de bioseguridad.

Los Decretos 488 y 500 de 2020 ordenan además de la entrega de Elementos de Protección Personal (EPP), la realización de pruebas preventivas y diagnósticas a los afiliados en riesgo de exposición directa con cargo al 7 % de los recursos que perciban las ARL por concepto de cotizaciones al Sistema de Riesgos Laborales.

Sin embargo, la Contraloría ha encontrado que es baja o nula la realización de pruebas por parte de las ARL que permitan prevenir o mitigar la propagación del COVID-19.

Vea aquí el infome completo con algunas de las denuncias y la cobertura de las primeras entregas de los EPP por cada ARL