Siete años, dos alcaldes y 146 mil millones de pesos después, se entregó la mitad de la construcción del deprimido de la calle 94 que tuvo frenado el tráfico en una parte del norte de Bogotá.

La alcaldía asegura que la otra mitad de la obra podría entregarse en marzo del próximo año, pero anuncios así se han hecho durante siete años.