Ante la entrada en un nuevo pico de la pandemia de COVID-19 generada por ómicron, el director de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud y Protección Social, Julián Fernández, se refirió a la situación epidemiológica que atraviesa el país y cómo debe ser la respuesta a la variante.

Tenemos indicios que nos muestran que debemos prepararnos ante un aumento de casos. Este incremento tendrá poco impacto en términos de mortalidad y hospitalización”, advirtió Fernández.

El funcionario insistió en la vacunación, medidas de biosegruidad y aislamiento responsable de sintomáticos respiratorios.

Te puede interesar: Confirmado: Colombia está entrando en un nuevo pico de COVID-19 por ómicron

Asimismo, informó que las vacunas conservan una efectividad importante para prevenir formas graves de la enfermedad.

La variante ómicron representa un desafío en términos de capacidad de alta transmisibilidad y evasión de la respuesta inmune, tenemos las herramientas para enfrentarlos”, afirmó.

Según la evidencia científica, es cada vez más consistente en mostrar que la severidad de esta variante es menor con relación a otras variantes.

Mira también: EE. UU. cambia algunas recomendaciones y se plantea otras medidas con ómicron

Esto quiere decir que, aunque la probabilidad de contagio es mayor, la probabilidad de complicarse o morir es menor.

Fernández también instó a completar la vacunación del personal de salud y apoyo logístico con terceras dosis para protegerlos a todos ellos y también proteger el sistema de salud.

Mira además: Expertos virólogos presagian el fin de la pandemia

Sobre la variante ómicron, esta fue detectada el 9 de noviembre en Sur África y a finales de noviembre fue catalogada como variante de preocupación.

Ya más de 90 países han confirmado su presencia incluido Colombia.

Finalmente, explicó que este pico ha tenido un crecimiento leve en hospitalizaciones y muerte con relación al crecimiento tan abrupto en casos dado su nivel de transmisión.