09/10/2017

De acuerdo a información suministrada por la Fiscalía la banda delincuencial reclutaba a menores de edad en Bogotá y las llevaba a zonas turísticas de los municipios de Soacha, Melgar, Carmen de Apicalá y Cunday para inducirlas a la prostitución. Esta fue puesta a disposición de las autoridades, gracias a la información de la ciudadanía.

Según las investigaciones preliminares, los dueños de los bares y los centros nocturnos a donde eran llevadas las menores se quedaban con el dinero proveniente de la esclavitud a la que eran sometidas.

Mario Gómez, asesor de la Fiscalía General de la Nación, manifestó: “las víctimas en su mayoría menores de 14 años eran trasladadas los fines de semana de la capital de la República a dichos municipios. Los captadores les daban una gran cantidad de ofertas y promesas engañosas que nunca se pagaron”.

La Fiscalía imputó cargos a 13 personas, entre ellas los presuntos cabecillas de la organización por los delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años, trata de personas, explotación laboral y sexual, concierto para delinquir, tráfico y  fabricación o porte de estupefacientes.

Esta investigación se llevó a cabo con el apoyo de la Policía de Infancia y Adolescencia, quien también determinó que los delincuentes inducían a las niñas al consumo de sustancias psicotrópicas. Las menores quedaron a la disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) en el departamento de Tolima.

Redacción Internet – CM&