Continúa la desobediencia en todo el Valle del Cauca, pese a las restricciones las personas siguen encontrando una excusa para congregarse y violar las medidas sanitarias.

En Jamundí fue descubierta una fiesta electrónica que completaba 48 horas y agrupaba a más de 60 personas.

«Fuimos al lugar y pudimos constatar que había venta de licor, procedimos a incautar los elementos», aseguró Andrés Sandoval, secretario de Salud de Jamundí.

Por otro lado, en Cali hubo 214 reuniones en la vía pública y otras 423 en viviendas.

«Esos operativos comienzan el viernes y terminan el lunes en la madrugada, se despliegan en varios sitios del municipio, hemos observado un mejor comportamiento a comparación de otros fines de semana», afirmó Carlos Rojas, secretario de Seguridad de Cali.

Durante el fin de semana se reportaron 1.152 riñas en la ciudad.