Cinco años es la edad en la que algunos niños de Medellín están consumiendo estupefacientes, muchas veces por voluntad y otras porque son obligados por compañeros que son manipulados por bandas criminales.

“Efectivamente hay casos que muestra la Secretaría de Salud de niños entre los cinco y los nueve años”, indicó Nataly Vélez, concejala de Medellín.

La cifra consolidada es tan preocupante como alta, en total son 2555 casos en toda la ciudad. “De esos casos, 73 se presentaron en niños entre los cinco y nueve años. Es inaudito que un niño de cinco o seis años este inmerso en un tema de consumo de sustancias psicoactivas”, afirmó la concejala.

Asimismo, el informe indica que 547 de los casos se registraron en menores de los 10 a los 13 años, y 1657 en niños de 14 años en adelante.

La problemática tiene su origen en las bandas criminales que usan a los menores para que obliguen a sus compañeros a consumir, algunos son instrumentalizados con armas. 

El general Óscar Gómez, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, afirmó que “lamentablemente nuestros niños, jóvenes y adolescentes se han visto involucrados en la venta y el consumo de estupefacientes. El ataque directo y la confrontación de la Policía va contra los cabecillas de las bandas, contra los que los inducen y los instrumentalizan”.

Según el informe de las autoridades, también son responsables algunos docentes. La concejala Vélez alertó que “hay casos como el del coordinador de disciplina del colegio San Antonio de Prado, que tenía en sus manos, al interior de la institución, sustancias como poper, marihuana y perico. Estos son los casos que no se pueden permitir porque son los que inducen a los niños”.

Publicidad

Hugo Gallego, médico toxicólogo, indicó que algunos de los daños que sufren los menores tienen que ver con “el normal desarrollo de su parte neuronal y sicológica, la maduración de su cerebro y de todos los aspectos emocionales y de comportamiento, con el autocuidado y el autoestima”.

Pese a que la Secretaria de Salud fue la entidad que consolidó las cifras, no se pronunció sobre este flagelo que ya consume a los más pequeños en Medellín.