Cerca de un centenar de personas, entre desmovilizados de las Farc y sus familiares, abandonaron la zona de reincorporación de Ituango para trasladarse a otra en Mutatá, ambos en el departamento de Antioquia, por la violencia que azota esa región.

Los excombatientes abandonaron el antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Santa Lucía, donde estaban volviendo a la vida civil tras la firma del acuerdo de paz en noviembre de 2016, por amenazas y asesinatos.

En las últimas semanas, el partido político Farc, denunció que 11 de sus militantes fueron asesinados en Ituango y recordó que desde que se firmó el acuerdo han sido asesinados 218 exguerrilleros en todo el país.

Ese movimiento político dijo el mes pasado que la violencia no solo afecta a los desmovilizados sino también a sus familiares.

«Los firmantes de paz están abandonando Santa Lucía porque el Gobierno no garantiza su seguridad y su vida«, dijo el representante del partido Farc, Ómar Restrepo, quien calificó lo ocurrido como un «desplazamiento forzado«.

Publicidad

Los reincorporados se instalarán en un predio en el caserío La Fortuna, que hace parte del municipio de Mutatá.