La incursión armada se presentó la semana anterior en la Isla de la Amargura, municipio de Cáceres, (Bajo Cauca antioqueño).

Allí delincuentes intimidaron a la comunidad y la obligaron a salir desplazada de manera forzada, 800 personas huyeron de la zona hacia el casco urbano.

‘’60 familias indígenas y 140 indígenas, este desplazamiento se da por la presencia de paramilitares en el territorio, probablemente autodefensas gaitanistas’’, indicó el defensor de Derechos Humanos, Óscar Yesid Zapata.

Mientras esperan ayuda integral para las víctimas, Ejército y Policía custodian la zona del Bajo Cauca para contrarrestar los ataques contra la comunidad.