Desplazamiento y confinamiento viven las poblaciones de la cordillera y del triángulo de Telembí en Nariño como consecuencia de la disputa que se recrudece entre disidencias y nuevos paras por el control territorial y de las economías ilícitas de la región.

Al río Patía que atraviesa de lado a lado al departamento de Nariño, llegando desde el sur del Cauca y atravesando la mayor zona de cultivos de hoja de coca hasta llegar al océano pacífico y estar a un paso de Ecuador, en voz baja todos le dicen “la autopista del narcotráfico”.

Un comerciante de la región así lo reconoce: “vivimos el 80 %, gracias a la coca, por eso todo se ve tan bueno”.

 

Le puede interesar: Primera dama invita a las familias a nutrir a sus hijos en cuerpo y alma, sumándose a la Lactatón 2021

 

Y es ese negocio, que mientras a algunos les da réditos, a otros se le convirtió en desgracia. De 16 grupos armados que se disputaban la región, hoy ya son solo cuatro. Dos de las disidencias, uno del ELN y otro de los llamados contadores o nuevos paras.

La concejal del municipio de Policarpa en la cordillera nariñense, Liliana Córdoba comenta: “por aquí siempre hay un grupo armado, la guerrilla que no quiso firmar el acuerdo de paz, los rastrojos, siempre hay alguien armado en la zona”.

Los campesinos de la región viven en medio de casi 40 mil hectáreas de coca, que son disputadas a punta de bala por los grupos ilegales.

 

Vea también: Defensoría se reúne con familiares de colombianos involucrados en asesinato del presidente de Haití

 

“Hoy está un grupo, mañana llega otro. Nosotros somos neutros, no estamos en su guerra”, señala la concejal Liliana Córdoba.

Pobladores de cerca de 26 veredas y caseríos a orillas del Patía están confinados y otros desplazados.

Un campesino que habla bajo la reserva de su identidad asegura: “en estas partes hemos vivido la situación más compleja. Eso no se llama paz. No solo yo, muchas personas han sufrido desapariciones, muertes, las pocas cositas que tenemos nos las arrebatan los que llaman paras. A mí me robaron como 50 reses y a quién le puedo reclamar, aquí estuvieron jefes paras como Matamba, Daniel alias ‘El Paisa’”.

 

Conozca más: Desarticulan organización criminal transnacional dedicada al tráfico de cocaína

 

Por otra parte, Pueblo Nuevo es una población fantasma desde hace dos años cuando se produjo una masacre y desde entonces nadie ha vuelto.

Más abajo del río en Ricaurte la población no puede salir, están confinados dese hace varios meses por la fuerte guerra que se vive en la región.