El ministerio de Justicia y la Secretaría Jurídica de la Casa de Nariño alistan los detalles para que entre en funcionamiento el decreto que busca que miles de presos sean enviados a detención domiciliaria.

Con el decreto de emergencia carcelaria, el Gobierno busca que el nivel de hacinamiento en las cárceles disminuya, para prevenir el contagio de Covid 19, en los centros de reclusión.

Las personas que serían cobijadas con la medida son: las mayores de 60 años, las madres gestantes, las personas que padezcan cáncer, VIH, trastornos pulmonares, entre otras enfermedades graves, los presos con movilidad reducida, y los condenados a penas de menos de cinco años de prisión

Pero no todas las personas privadas de la libertad pueden ser cobijadas con la medida. Se exceptúan casos cuando hay un proceso que relacione menores de edad, delitos de lesa humanidad, crímenes de guerra, corrupción y violencia sexual.