La Fiscalía imputó los delitos de corrupción al sufragante y porte ilegal de arma de fuego a los cinco capturados en el comando político de la senadora electa Aida Merlano. Los detenidos no aceptaron los cargos.

Por la cantidad de certificados electorales y planillas con nombres de líderes que se encontraron en el comando político de Aida Merlano, la Fiscalía le imputó a los cinco capturados el delito de corrupción al sufragante.

Igualmente, por las cuatro armas de fuego que se hallaron en la sede política, se les imputó el delito de porte ilegal de arma  de fuego.

Los imputados no aceptaron ninguno de los dos delitos.

«Somos respetuosos de las decisiones que adelanten todos los operadores judiciales, pero el plato fuerte siempre es pedir justicia y solicitar las medidas que a bien le parezca y me parece que la Fiscalía con unas pruebas que no ha demostrado que la flagrancia no existe», aseguró el abogado Romeo Pérez.

La Fiscalía insistió en la imputación del porte ilegal, pues se encontró que varios de los salvoconductos estaban vencidos y solamente un arma tenía vigente el permiso, la que es propiedad de la suspendida representante a la Cámara.

Están tratando de satanizar e incriminar a los procesados, hay unas armas que se encuentran con los salvoconductos. Y hay unos vencidos

agregó Pérez.

Este jueves se cumplirá la audiencia de solicitud de medida de aseguramiento. El juez decidirá entonces si los capturados van a la cárcel o tendrán detención domiciliaria.