El día de los inocentes es el inicio del precarnaval en la ciudad de Pasto, este año más de 13.000 participantes pintaron las calles de la ciudad sorpresa.

En Pasto, los colores, las tizas y la fantasía se unieron en las calles de la ciudad, en el evento conocido como Arcoíris en el Asfalto, que es una de las actividades que se realizan desde hace 22 años como parte del precarnaval y con la que se busca reencontrar la cultura con el arte efímero.

“Básicamente lo que ha permitido es que la ciudad transforme de manera voluntaria una costumbre que teníamos, una tradición de jugar con el agua y hoy más bien estamos derrochando imaginación y color a través de las tizas, esta propuesta que nace de un grupo de jóvenes, en aquel entonces ha calado y se ha colado en la agenda de los pastusos y de visitantes que vienen al carnaval”, indicó Yury René Rosero, director de la fundación Vía Libre.

Por su parte, Víctor Hugo Villacis Basante, participante de la actividad, dijo: “En toda Latinoamérica tenemos que rescatar nuestras raíces nativas porque somos un pueblo que se nos ha obligado durante 400 años a olvidar nuestra identidad y pues nuestras lenguas, nuestras creencias y con ello se ha borrado parte de nuestra dignidad como pueblo”.

Más de 13.000 pastusos se dieron paso en las calles de Pasto para desplazar el habitual carnaval del agua y dar paso a los colores.

“Yo creo que es un compartir en familia, un estar con toda la gente en Pasto, ya se volvió una cultura, la gente ya sabe que este sitio aquí en la calle del colorado es el sitio para pintar, entonces se logró cambiar todo esto del 28 que era echar agua, se logró cambiar por esto que me parece muy bueno”, manifestó Andrés Rosero, también participante.

“Poco a poco los pastusos vamos sincronizando la fiesta de Navidad con el fin de año y con el carnaval y en ese sentido Arcoíris en el Asfalto se consolida como un evento familiar que recoge y reconstruye la calle como el espacio de encuentro de los amigos, del parche de la familia para algo que es simple y sencillo y que es tomar unas tizas y rayar sobre el asfalto”, agregó Rosero.

Publicidad

Este espacio en el que los pastusos comparten con sus familias y sus vecinos se expande cada año unas cuantas cuadras más vislumbrando obras de arte que demuestran la inagotable imaginación de sus participantes.