Como si no fuera suficiente el riesgo que corren en su trabajo, ahora el personal médico vive un drama paralelo por cuenta de la discriminación, a unos les han cancelado los contratos de arrendamiento y a otros ni la familia los deja entrar a las casas.

‘’Tengo el caso de cuatro tripulantes de la empresa, me tocó conseguirles un lugar donde vivir porque empezando por las propias familias de ellos les dijeron que no podían llegar a vivir donde ellos estaban’’, indicó el gerente de ambulancias H&R, Rubén Darío Martínez.

‘’Donde vivimos en arriendo nos han sacado, nos han corrido, nos han dicho que no quieren que les llevemos el virus a la casa y por lo contrario nosotros lo que buscamos y el mensaje que queremos dar, es que los profesionales de la salud somos las personas más capacitadas para prevenir el contagio’’, aseguró el tripulante de ambulancia, Juan Camilo Barón.

Pero la exclusión no solo es en estos casos, también se siente en el servicio público.

En las últimas horas los tripulantes de ambulancias protestaron porque aunque les exigen prestar el servicio y atender a pacientes sospechosos de coronavirus no cuentan con los elementos de protección necesarios.

‘’Actualmente no hay en el mercado guantes y tapabocas , no encontramos ni un solo insumo’’, agregó Martínez.

Por eso estos trabajadores de la salud hacen un llamado al Distrito para que les dé las garantías necesarias para el ejercicio de sus funciones.