Las autoridades ancestrales indicaron preocupación por la circulación de una nueva amenaza contra la Guardia Indígena y la Dirigencia de los Comuneros, los declaran objetivo militar por su decisión de no permitir la presencia de actores armados en su territorio y los acusan de ser aliados del Gobierno.

Con el ofrecimiento de recompensas por acciones en contra de coordinadores de la Guardia Indígena y dirigentes del CRIC, la disidencia Dagoberto Ramos arremete nuevamente contra los Comuneros del norte del Cauca.

“Que nosotros estamos articulados con el Gobierno, decir que eso no es la realidad. Nosotros caminamos bajos los principios y orientación de la comunidad y eso indica que la Guardia en compañía de la autoridad indígena está haciendo un ejercicio autónomo”, indicó Joe Sauca, coordinador de Derechos Humanos del CRIC.

El dirigente dio a conocer la captura de dos integrantes de la columna móvil Dagoberto Ramos, quienes serán juzgados en una asamblea en próximos días.

“Dos disidentes con un fusil y hoy un artefacto explosivo en forma cilíndrica dejado en la casa del Cabildo de Toribío”, agregó Sauca.

A pesar de estas acciones de los grupos que buscan hacerse al control de zonas sembradas con cultivos de uso ilícito, la directriz a la Guardia Indígena es continuar con el control territorial y no permitir la presencia de actores armados en sus resguardos.

Publicidad

Camilo Fajardo