El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) recibió en zona rural del Catatumbo, a dos civiles que se encontraban en poder de una estructura de las FARC-EP que no se acogió al proceso de paz.

En la misión humanitaria participó también la Defensoría del Pueblo y la Iglesia Católica.

El personal de salud del CICR que formaba parte de la misión verificó que las personas liberadas se encontraban en condiciones aptas para su traslado.

Posteriormente los civiles fueron llevados en un vehículo de la organización hasta la ciudad de Cúcuta.

“Esta liberación fue posible gracias al diálogo bilateral y confidencial que sostenemos con todos los actores armados. En este tipo de operaciones actuamos como intermediario neutral para posibilitar que las personas privadas de la libertad puedan reunirse de nuevo con sus familias”, indicó el jefe de la subdelegación del CICR en Bucaramanga, Nicolas Lenssens.

La organización aseguró a través de una comunicación que su papel es estrictamente humanitario y que ofrecerá sus buenos oficios para facilitar otras liberaciones.

Publicidad

Al mismo tiempo informó que el CICR reorientó y adecuó sus operaciones al contexto actual para brindar una respuesta humanitaria a la pandemia del coronavirus.

De esta forma, continuará asistiendo a las víctimas y poblaciones afectadas por el conflicto y la violencia armada.

“En algunas zonas del país el conflicto armado y la violencia se han profundizado, y la situación se torna cada vez más compleja para las comunidades. Nosotros le hacemos un llamado a todos los actores armados a que respeten los principios fundamentales del derecho internacional humanitario y eviten al máximo afectar a la población civil”, agregó Lenssens.

En lo corrido del año el CICR ha facilitado la liberación de 18 personas que se encontraban en poder de grupos armados.

El CICR resaltó que las operaciones que desarrolla se realizan bajo estrictos protocolos de seguridad y cuidado para prevenir el contagio de la COVID-19.