La Defensoría del Pueblo lanzó una alerta temprana de inminencia por el riesgo de reclutamiento forzado que se cierne sobre niños, niñas y adolescentes indígenas del área no municipalizada de La Pedrera, en el Amazonas, donde la disidencia de las Farc ya habría incorporado a sus filas a cuatro menores de edad.

Según el defensor del Pueblo, Carlos Camargo, la entidad emitió la alerta temprana que da cuenta del fenómeno en esa zona del departamento de Amazonas, habitada por las comunidades indígenas de Boricada, Bocas del Mirití, Lomalinda, Puerto Córdoba, Kurare, Yavira Angostura, Tanimuka, Yucuna, Renacer, Kamaritagua y Bacurí, pertenecientes a los resguardos Puerto Córdoba, Curaré-Los Ingleses, Camaritagua, Comeyafú y Yaigojé-Apaporis de Amazonas.

Lea también: Bogotá de nuevo se queda sin la vacuna Moderna

El defensor del Pueblo, Carlos Camargo, aseguró que “resulta grave lo que está pasando en esa región con las comunidades indígenas y por esa razón alertamos a las autoridades para que se tomen las medidas necesarias que permitan prevenir escenarios de reclutamiento, uso y utilización contra niños, niñas y adolescentes, y asegurar entornos para su protección”.

De la misma forma, consideró que esta amenaza se puede expandir al río Apaporis y sus comunidades y a la subregión eje Caquetá, pues es una zona estratégica para los grupos armados ilegales, al ser un corredor de movilidad de armas y elementos relacionados con actividades ilícitas como el narcotráfico.

Según el Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría, las comunidades reportaron, entre finales de julio y agosto de este año, cuatro casos de reclutamiento de menores de edad, lo que se configura en una violación de sus derechos y en flagrantes amenazas contra su vida, libertad, seguridad e integridad personal.