Lo que inició como un plantón que pretendía parar el tráfico en el barrio Robledo, occidente de Medellín, se convirtió en disturbios a las afueras de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional.

Estudiantes universitarios realizaron un plantón en defensa de la educación superior. Sin embargo, con la llegada del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, los ánimos se calentaron cuando lanzaron gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento, los estudiantes respondieron con papas explosivas.

La Policía Metropolitana de Medellín, confirmó que encapuchados que ingresaron a la Facultad de Minas y lanzaron explosivos de bajo poder.