El industrial y empresario José Douer, más conocido como don Pepe Douer, falleció en la mañana de este jueves en su casa de Bogotá, a los 95 años de edad, rodeado de sus seres queridos.

Don Pepe Douer es recordado como prolífico y exitoso empresario del sector de los textiles y las confecciones desde 1957, cuando fundó manufacturas Elliot.

Se caracterizó siempre por una activa labor social que desarrolló desde sus empresas, en las cuales, para contratar, les daba prioridad laboral a las mujeres cabeza de familia a quienes ayudaba con beneficios y estímulos para el bienestar de sus hijos en educación, salud y recreación.

Siempre fue muy querido por sus empleados por la forma amable y cordial con la que los trataba, más que como un jefe, como un padre de familia.

Don Pepe Douer, quien nació en México casi que por accidente, comenzó a forjar su emporio empresarial primero en Barranquilla, donde arrancó con apenas una máquina de coser. Luego, se trasladó a Bogotá, donde año tras año fue consolidándose como un empresario con visión y alto contenido social.

Con su reconocido espíritu filantrópico, don Pepe ayudó a tejer el futuro de miles de colombianos necesitados. Convencido que la educación es el verdadero trampolín de crecimiento social, contribuyó con labores educativas entre las que sobresale la creación y financiación de la Fundación Hogar Nueva Granada, que funciona desde el año 2000 y en cuyo colegio son acogidos y educados niños y niñas de escasos recursos. También apoyó siempre al colegio San Francisco de Asís y otras causas de tejido social como la Caminata de la Solidaridad.

Publicidad

Otro de sus mejores amigos, el empresario Alberto Azout, lo recuerda así:

«Era un hombre humilde. Siempre ponía el bienestar de su gente por encima de los resultados empresariales y poseía una gran sensibilidad social. Gran amigo. Ayudaba a todos y siempre tenía una voz de aliento y de apoyo. Fue un ser humano bueno».

Destacado también como empresario de los medios de comunicación, don José ‘Pepe’ Douer fue miembro fundador de la Compañía de Medios de Información, CM&, y del Canal 1. Esta casa editorial lamenta profundamente su muerte y expresa sus más sentidas condolencias a sus familiares y amigos.

A don Pepe le sobreviven sus hijos Alberto, su esposa Perlita, su hija Paula, sus nietos Pepe Junior, Sofy, Ana y Yubal y siete bisnietos. Hoy, todos ellos tienen en mente que don Pepe les repetía con frecuencia: “tejer con costuras de oro el sueño de un mañana mejor”.

Paz en su tumba…