El alcalde de Cali, Maurice Armitage, señaló que por una parte le parece positivo aumentar su periodo durante dos años más para entregar más de 200 escuelas que no alcanzaría a inaugurar en su periodo.  

“Sería mentira decir que uno no quiere como alcalde poder terminar diferentes proyectos como en la educación. Nos estamos quedando corticos para las necesidades de la ciudad y uno anhelaría prolongar el trabajo de uno para que la educación funcione”, indicó el mandatario.  

De otro lado, el mandatario de los caleños dice que se siente cansado.

“Yo ya tengo 73 años, si quisiera en año y medio irme a tirarle maíz a las palomas o montar en moto o a irme para otras cosas […] Es que uno llega un momento donde dice le dediqué a la ciudad cuatro años donde yo trabajo 18 horas diarias y me dicen que me toca otros dos años más, entonces eso es como un castigo para uno”, agregó.

Por su parte, la gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro, sostuvo que no está de acuerdo con esta iniciativa.

“Porque a uno lo eligieron para cuatro años. Tenemos un plan de desarrollo para cuatro años. Nosotros el próximo año estamos cumpliendo nuestro plan de desarrollo […] Pero hay cosas de ventaja, por ejemplo que el plan de desarrollo con el Gobierno nacional sea más articulado. Que no se gaste tanto recurso en elecciones que son cada dos años”, manifestó Toro.

Asimismo, tanto la gobernadora del Valle como el alcalde de Cali han señalado que no están de acuerdo con la reelección de mandatarios municipales y departamentales.