Cuando Anderson Pérez Osorio departía con su familia en un balneario de Caloto, Cauca, fue abordado por dos sujetos que le propinaron tres disparos en la cabeza, lo que le causó la muerte de manera instantánea.

Ricardo Cifuentes Guzmán, secretario de Gobierno del Cauca, sostuvo que “en un balneario que está ubicado en el corregimiento de El Palo, llegaron dos individuos a bordo de una moto, ingresaron y ubicaron a una persona que se encontraba en ese sitio de nombre Anderson Pérez Osorio, es una persona excombatiente de la Farc, que estaba en el proceso de reincorporación”.

Pérez Osorio había tomado el camino de la comunicación en medios, dentro de su proceso de reintegración, hace un mes se estrenó como padre de familia y ya había reportado amenazas en su contra.

“Era un joven que creía en la paz, que creyó en la paz, que dejó las armas por las cámaras, que empezó su proceso de comunicación alternativa  y que empezó a trabajar en NC Noticias como un proceso alternativo de medios de comunicación de parte de nuestro partido”, explicó Alejandro Salazar, Consejero Juventudes de la FARC.

La racha de homicidios contra miembros de la FARC también golpeó al departamento de Nariño, ayer fue ultimado por desconocidos en El Charco, Daniel Esterilla.

“Estamos registrando casi todas las semanas un asesinado de nuestro partido, ayer fue David, más el compañero Daniel Esterilla en El Charco, Nariño, también asesinado ayer en horas de la tarde”, agregó Salazar.

En lo corrido del año, cinco reincorporados han sido asesinados en el Cauca, cuatro de ellos en zona rural de El Tambo y Anderson Pérez Osorio en la vereda El Palo del municipio de Caloto.

Así las cosas, son 136 los excombatientes que han sido asesinados después de la firma de los acuerdos de paz, 27 de ellos fueron ultimados en el departamento del Cauca.