No cesa la violencia contra niñas en Cali, en hechos aislados resultaron heridas de gravedad dos menores de 16 y 17 años, la primera de ellas sufrió quemaduras en el 50% de su cuerpo cuando fue víctima de un ataque con agua hervida, mientras que la otra lesionada se recupera tras recibir el impacto de una bala perdida.

Una menor de 16 años resultó herida cuando intentó mediar en un  ataque con agua hervida que hizo un hombre, bajo los efectos de alucinógenos contra otros dos niños que estaban al interior de una vivienda en el oriente de Cali.

Sandra, la madre de la menor herida, afirmó que la niña “tiene quemaduras en el tórax, ombligo, parte de las caderas y los brazos están muy quemados”.

Por este hecho, el agresor está detenido y en proceso de judicialización.

El coronel Ronald Coy, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Cali, indicó que “el tipo tenía en la estufa agua hirviendo y se la lanza a los policías que llegaron a atender el caso. Tenemos un policía herido con cuatrp días de excusa total”.

Por otro lado, Ximena Andrea Bubu de 17 años de edad, estudiante de inglés y licenciatura de matemáticas, permanece bajo estricta observación médica tras recibir el impacto de una bala perdida en el cuello, cuando se movilizaba en su moto rumbo a dejar un desayuno sorpresa.

Mauricio Bubu, padre de la menor herida, dijo que “lo que se sabe, es que hubo un enfrentamiento entre pandillas del sector donde estaban pasando, cuando la niña sintió el impacto, iba con el primo en la moto, pararon y estaba llena de sangre”.

De otro lado, la Policía investiga el asesinato de dos menores de 16 y 17 años de edad en zona ladera de Cali, una de ellas sería por disputa entre dos pandillas del sector.