Familiares de los 46 colombianos capturados en China viven un verdadero drama pues se encuentran en precarias condiciones; en Medelllín la madre de una de las detenidas pide ayuda para que sea deportada.

Estefanía Zuluaga de 26 años, salió en 2015 de su casa en el barrio Belén Rincón de Medellín, rumbo la ciudad de Guangzhou, sur de China, su mamá reveló que no le daba confianza la labor que desempeñaría allá.

‘’Inicialmente ella me había dicho que se iba a trabajar a un restaurante lo cual yo sé y uno como mamá sabe que no es así y mas para la parte donde ella se fue’’, aseguró Milena Quintero,  madre de una de las detenidas.

Dos años después, esta mujer confirmó lo que presentía, cuando recibió una llamada de su hija en la que le notificaba que había sido capturada junto a 45 colombianos en un operativo de la Policía de China y que estaba indocumentada.

‘’Me dijo mami me cogieron, estoy en el hospital porque estoy enferma y llorando me dijo, no hay recursos humanos, llevo 4 días sin bañarnos y no nos dan ni agua’’, agregó Quintero.

Un drama similar vive la familia de otra de las capturadas en Bello (Antioquia), sus seres queridos piden que ellas y los otros 44 colombianos detenidos en China, puedan ser deportadas o procesadas en Colombia.