La dramática situación del puerto de Buenaventura obligó a decenas de personas a abandonar sus viviendas, algunos llegan a ciudades como Cali.

El uno me dijo, ‘te vamos a cobrar una vacuna’, yo le dije, ¿qué es eso?, ‘me tenés que pagar 2 millones porque no querés hablar con el patrón de nosotros, sino te matamos’ y que me mataban al otro día“, contó un desplazado de Buenaventura.

Con ese mensaje acompañado de múltiples golpes y una puñalada hicieron huir de Buenaventura a un hombre de 62 años, junto a su esposa e hijo de 21 años, su casa y la tranquilidad quedaron sepultadas por la violencia en el puerto.

Todo el que esté por aquí tiene que pagarnos una vacuna, así sean 20 mil, pero a vos te vamos a quitar dos millones, salí como loco para el cascajal no me mataron porque no tenían arma sino me hubieran matado“, dijo el desplazado.

Anteriormente se dedicaba a reparar lavadoras como fuente de sustento, ahora su situación los llevó a vivir de la caridad en Cali.

Todo es real, las balaceras, todo es verdad, que uno tiene que tirarse al suelo, mejor dicho, en Buenaventura no se puede vivir en este momento“, detalló el ahora desplazado.

Voy a ver como salgo adelante, estudiar mi bachillerato, estudiar ahora“, añadió.

No sabe cuándo podrán retornar al hogar que construyeron con esfuerzo y esperan que alguna entidad pueda brindarles ayuda.