El Ministerio de Defensa dio a conocer una nueva estrategia de aspersión para la erradicación de cultivos ilícitos. Se trata de los drones de fumigación agrícola, método que ya está listo para ponerse al servicio en la lucha contra el narcotráfico.

Esta innovación permite asperjar con glifosato amplias extensiones de cultivos ilícitos de forma más precisa, económica y con mayor seguridad para los erradicadores, así lo presentó este viernes el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, en el departamento del Tolima.  

Con estos drones se necesita la mitad de la concentración de veneno que se usaba en los aviones que hacían aspersión aérea

explicó el Villegas.

De este nuevo método de fumigación se destacan sus bajos costos económicos y de personal necesario para asperjar una hectárea de coca, ya que su efectividad está comprobada en 99 %. “Solo se requieren ocho personas entrenadas para asegurar su operación”, manifestó el ministro.

Asimismo, se advirtió que se espera que esta estrategia sea avalada por el Consejo Nacional de Estupefacientes la próxima semana, junto a la que emplea tractores con orugas para fumigación terrestre que ya está en acción.

Finalmente, se destacó que se desea “erradicar mínimo tres hectáreas diarias con un drone” y que esta actividad contra cultivos ilícitos está enmarcada “en el acuerdo con Estados Unidos en el que el Gobierno colombiano se comprometió a erradicar 90.000 hectáreas de coca para el 2023”.