El pasado viernes el venezolano Miguel Ángel Calderón Quintero fue detenido cuando grababa un video de la casa del presidente Iván Duque durante la jornada de manifestaciones, por lo que iba a ser expulsado del país.

Por orden judicial, Migración Colombia suspendió la expulsión de este ciudadano, decisión que fue rechazada por la misma entidad al advertir que pone en riesgo la seguridad nacional y puede conllevar a brotes de xenofobia.

“Queremos recordar que todas las medidas administrativas impuestas por Migración Colombia se ajustan al debido proceso y no tienen otra finalidad que mantener el orden y la seguridad en el territorio nacional. No permitiremos que ciudadanos extranjeros afecten el orden público y la seguridad nacional”, dijo la entidad migratoria.

Por su parte, EL TIEMPO habló con Carolina Moreno, profesora y directora de la clínica jurídica para migrantes de la Universidad de los Andes y abogada de Calderón, indicó que “no es cierto que se trate de un espía. Él trabaja en Rappi, es repartidor en una moto. Antes de que lo capturaran estaba grabando un video desde unos edificios. En el video él simplemente graba unos edificios y dice ‘aquí vive el Presidente’”.

La abogada explicó que en el momento que es abordado por las autoridades, con el argumento de que está prohibido grabar en ese lugar, Calderón responde que si es necesario él eliminaba el video, pero aun así fue detenido.

«En el CAI de Policía le hicieron muchas preguntas pero no encontraron nada en su contra. Aunque a muchos de los detenidos los dejaban libres, a él le decían que su caso era especial, aunque nunca le informaron qué lo hacía diferente”, indicó la jurista a este medio.

Además, afirmó la abogada que Calderón tiene un Permiso Especial de Permanencia (PEP) desde hace varios años, permiso que le fue renovado el pasado tres de agosto.

“Nunca me notificaron que lo iban a expulsar y me entero de otra forma a las siete de la mañana que ya lo tenían en el aeropuerto y que lo iban a llevar a Cúcuta el domingo para expulsarlo. A pesar de que me otorgó un poder no me han entregado el expediente administrativo, ni el supuesto informe que dice que él es un riesgo contra la seguridad nacional. Son puras arbitrariedades”, afirmó la defensa.

De igual manera, la abogada también hizo un hábeas corpus porque “estuvo privado de la libertad de forma irregular por más de 36 horas. Lo retuvieron el viernes a la 1 y quedó libre el domingo a la 1 y 45 de la tarde”, aseguró Moreno a EL TIEMPO.