El presidente de la República, Iván Duque Márquez aseguró este lunes que los organismos internacionales deben prestar atención a las nuevas restricciones de ingreso impuestas por el Gobierno venezolano a los ciudadanos de ese país que quieren retornar del exterior presionados por la pandemia del coronavirus.

«Ese será un tema que lo deberá observar la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Organización de Naciones Unidas (ONU) a través de su oficina para los refugiados, porque nosotros estamos facilitando ese proceso humanitario. El régimen en Venezuela está tratando de limitar la llegada de esos connacionales a su país», indicó Duque Márquez en una entrevista con la Radio Nacional de Colombia (RTVC).

De acuerdo con Migración Colombia, el régimen de Nicolás Maduro impuso nuevas limitaciones a los venezolanos que desean retornar por los corredores humanitarios abiertos en los puentes internacionales Simón Bolívar, en Cúcuta, y José Antonio Páez, en Arauca, ya que la frontera está cerrada desde marzo pasado por la pandemia de coronavirus.

Por el Puente Internacional Simón Bolívar pueden pasar diariamente 300 retornados venezolanos y por el José Antonio Páez 100, pero Migración Colombia aseguró que el Gobierno de Maduro dispuso que a partir de hoy los cruces de la frontera solo podrán hacerse tres días a la semana: lunes, miércoles y viernes.

Esa medida afecta a miles de venezolanos que han decidido retornar al quedarse sin trabajo en Colombia y otros países de la región y que desde hace semanas se amontonan principalmente en Cúcuta (ciudad limítrofe con San Antonio), estado Táchira, a la espera de que se les permita atravesar la frontera.

El jefe de Estado informó que Colombia ha recibido a los migrantes venezolanos, «con un sentido de fraternidad en medio de una gran crisis humanitaria social y económica producto de la dictadura, pero cuando hemos visto que hay el deseo de esos ciudadanos de regresar a su país, hemos buscado corredores humanitarios para facilitarlo».

La Guajira (departamento vecino del estado venezolano de Zulia), es otro punto fronterizo dinámico entre los dos países, pero en ese lugar no se ha establecido aún un corredor humanitario formal, lo que hace que el paso de personas por esa región sea esporádico.

En Colombia se establecieron en los últimos cinco años más de 1,8 millones de venezolanos que dejaron su país huyendo de la crisis, de los cuales 71.483 retornaron de manera voluntaria entre el 14 de mayo y el pasado 4 de junio presionados por la pandemia, según datos de Migración Colombia.

Los venezolanos, que salen de distintos lugares del país, llegan en autobuses fletados o incluso caminando a Cúcuta o Arauca (limítrofe con el estado venezolano de Apure), con la esperanza de cruzar la frontera hacia su país, un recorrido inverso al que hicieron en los últimos años.

El primer mandatario agregó que, «la nueva restricción impuesta por el Gobierno de Maduro, crea una circunstancia compleja, porque está bloqueando una posibilidad humanitaria para miles de venezolanos».