Reunidos de urgencia en Bogotá para analizar la decisión gubernamental de objetar seis artículos de la ley estatutaria de la Justicia Especial para la Paz, JEP, los máximos cabecillas de las desmovilizadas Farc, hoy dirigentes políticos, afirmaron que el presidente Duque y el expresidente Uribe «apuñalaron el corazón de los acuerdos de paz, que son de obligatorio cumplimiento».

El presidente del partido de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, aseguró que durante la guerra el Estado les tiraba «bombas racimo, y ahora, con los ataques a la JEP, también les tiran bombas racimo a los acuerdos de paz».

El senador Julián Gallo Cubillos, quien en sus tiempos de guerrillero era conocido como Carlos Antonio Losada, agregó que «con esta decisión el Centro Democrático y, en especial su portavoz y ahora presidente de Colombia, Iván Duque, incumplen el acuerdo de paz refrendado por el Congreso de la República, las sentencias de la Corte Constitucional y la obligación asumida por el Estado Colombiano frente a la comunidad internacional”.

Gerardo Aristizábal