Las autoridades adelantaron la operación “FASO”, poniendo al descubierto la comercialización de mercancías ingresadas ilegalmente desde el continente asiático y Centroamérica, con una afectación económica al Estado por $ 15.500 millones de pesos.

Esta organización se dedicaba al ingreso de cigarrillos mediante la modalidad de contrabando abierto, en la cual se logró establecer e identificar un ciudadano con el alias de ‘Alberto’, persona encargada de realizar las coordinaciones para el ingreso, comercialización, distribución de la mercancía en el Área Metropolitana de Medellín- Antioquia, procedente del continente asiático y Centro América (Panamá).

Lea también: Centro Democrático revoca medida cautelar al precandidato presidencial Edward Rodríguez

Asimismo, se logró identificar la persona encargada de ingresar de manera ilegal los cigarrillos de contrabando en embarcaciones artesanales hasta Necoclí y Turbo (Antioquia), quien a su vez tiene un red de almacenamiento, distribución y comercialización de la mercancía, articulada con organizaciones criminales que delinquen en la zona antioqueña para el comercio de estas mercancías ilícitas.

Según información de la POLFA, esta delincuente se encuentra en la ciudad de Panamá y es solicitada por las autoridades colombianas, por estar vinculada en procesos de contrabando y demás delitos conexos.

Lea más: Protestas en Bogotá dejaron al menos nueve capturados y 14 heridos

Bajo esta operación se logró establecer que la organización criminal financiaba las estructuras criminales del Clan del Golfo, para poder obtener autorización en el ejercicio del comercio ilícito en la zona antioqueña, principalmente en los famosos San Andresitos y la zona comercial “El Hueco”. De igual forma, los permisos para el comercio de estos cigarrillos de contrabando en los barrios y zonas residenciales.