La evaluación de Standard and Poors a la banca nacional se interpreta, por un lado los ajustes en la economía hogareña frente y por el otro las presiones para que con urgencia se haga la reforma fiscal que la banca multilateral le reclama a Colombia.