Ecopetrol dio a conocer este lunes que el pozo exploratorio Liria YW12, ubicado en el municipio de Aguazul, Casanare, contenía la presencia de gas y petróleo liviano de 49°API, hito que impulsa la actividad exploratoria realizada directamente por la compañía en el Piedemonte Llanero.

La empresa prevé perforar otro pozo delimitador en el área y, de ser exitoso, declarar la comercialidad en el corto plazo de un nuevo campo llamado Recetor West, mientras se avanza en la definición de la magnitud del hallazgo.

Lea también: EE. UU. reabre fronteras: ¿Qué requisitos debe tener para entrar?

Liria YW12 llegó a una profundidad total de 19.750 pies y probó hidrocarburos en la Formación Mirador, a una profundidad entre 16.862 y 17.407 pies verticales desde la superficie. Este objetivo se logró además con excelente desempeño en términos de salud, seguridad industrial y medio ambiente (HSE, por sus siglas en inglés).

Durante las pruebas iniciales se produjo petróleo con un máximo de producción diaria de 804 barriles por día (bpd) de crudo, con corte de agua 7%, y un caudal de gas de hasta 8,2 millones de pies cúbicos día (Mpcd), que suman 2.240 barriles de petróleo equivalente por día (bped). En total, en pruebas iniciales se extrajeron 29.720 barriles equivalentes de petróleo.

Lea también: Colombia e Israel tienen un enemigo común: Hezbolá, dice Mindefensa

Durante la fase de pruebas extensas se realizarán trabajos de limpieza adicional en procura de incrementar la productividad del pozo.

El hallazgo de petróleo liviano le permite a la empresa balancear su actual portafolio de crudos y tener producción adicional de un petróleo que tiene una alta cotización en el mercado internacional. Al mismo tiempo, los volúmenes de gas descubiertos permiten aumentar la disponibilidad de un energético clave para la transición energética.