El Gobierno de Estados Unidos ha contribuido con más de un millón de dólares para atender a los miles de damnificados que dejó el huracán Iota en su paso por el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Las ayudas van a apoyar los esfuerzos para responder a la devastación sufrida en las islas, situadas unos 700 kilómetros al noroeste de la Colombia continental, informó la embajada de Estados Unidos en Bogotá en un comunicado.

«El pueblo de Estados Unidos se solidariza con el de Colombia para salvar vidas, reconstruir y apoyar la recuperación de San Andrés y Providencia», dijo el embajador de Estados Unidos ante Colombia, Philip S. Goldberg, citado en la información.

El diplomático añadió que los dos países han construido, por más de tres décadas, una «fuerte alianza con el Gobierno colombiano, con sus agencias para la atención de desastres y sus fuerzas militares que nos permite entregar rápidamente ayuda a más personas».

De esas ayudas, 550.000 dólares se utilizarán para transporte humanitario a las áreas afectadas y que comprende «un puente aéreo» para la movilización de elementos entre las islas de San Andrés y Providencia.

Publicidad

Se espera que en diez días se transporten unas 70 toneladas representadas en generadores, comida, agua, suministros médicos y equipo de comunicaciones para emergencia aportados por el Gobierno colombiano.

Otros 25.000 dólares corresponden a kits de herramientas que se utilizarán para reparar tejados y remover escombros en San Andrés.

Asimismo, 100.000 dólares más fueron donados a la Cruz Roja Colombiana para la compra de equipos de remoción de escombros y de comunicación, y para proveer ayuda humanitaria adicional, diferente a comida.

«Estoy orgulloso de decir que la asistencia humanitaria de los Estados Unidos, en todas sus formas, continuará apoyando al pueblo de San Andrés y Providencia», dijo Goldberg.