El Gobierno de Estados Unidos sospechó en varias ocasiones de Álvaro Uribe Vélez durante su periodo presidencial (2002-2010), de sus presuntos vínculos con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), según documentos desclasificados por la inteligencia y divulgados este lunes.

Entre los documentos publicados por el centro independiente «National Security Archives» (NSA), un memorando muestra que el alto funcionario del Pentágono Peter Rodman alertó al entonces secretario de Defensa de EE. UU., Donald Rumsfeld, de que era «casi seguro» que Uribe Vélez mantuvo tratos con los paramilitares mientras era gobernador de Antioquia.

Lea también: Iván Cepeda anuncia que recusará al fiscal Francisco Barbosa

Pese a esas dudas, Rodman también aclaró que no había visto «informes que sugirieran que las drogas fueran parte del panorama», de acuerdo con el citado informe.

Los documentos hechos públicos hoy por el centro de investigación sin fines de lucro, no contienen ninguna descripción específica de las presuntas interacciones directas entre el expresidente y los paramilitares, y hay poco que muestre si EE. UU. trató de determinar si realmente existían vínculos, o con qué profundidad.

El artículo publicado por el NSA, recuerda sin embargo, que otros documentos desclasificados por el Departamento de Estado en 2018 apuntaban a que los diplomáticos estadounidenses en Colombia tuvieron «serias preocupaciones» sobre los presuntos vínculos de Uribe con narcotraficantes.

También le puede interesar: Corte Suprema envía investigación del expresidente Uribe a la Fiscalía

Publicidad

Uno de los ejemplos es un cable en el que se relata que alguien cercano a Uribe le dijo a la embajada estadounidense que los hermanos Ochoa Vásquez, cofundadores del ‘Cartel de Medellín’, habían «financiado» la campaña de Uribe al Senado.

En otra información destacada por el National Security Archives, el que fuera embajador de Estados Unidos en Colombia Morris Busby, quien coordinó los esfuerzos para ayudar a acabar con Pablo Escobar, aseguró que creía que había «sustancia en los rumores» de que Uribe y otros políticos tenían vínculos con intereses de narcotraficantes.

En 2001, la administración de George W. Bush (2001-2009) incluyó a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a la lista de Organizaciones Terroristas Extranjeras de Estados Unidos, junto con los grupos rebeldes de las FARC y el ELN, citando «al menos 75 masacres que resultaron en la muerte de cientos de civiles».