El subsecretario de Asuntos Internacionales de Narcóticos de la Casa Blanca, la Embajada de EE. UU en Colombia, Naciones Unidas y el director General de la Policía Nacional dieron a conocer el programa de asistencia técnica en Derechos Humanos.

A partir del enfoque de la Presidencia de Colombia de seguridad humana con el propósito de garantizar los derechos y libertades de todos los colombianos, la Policía Nacional recibió un apoyo de Estados Unidos para fortalecer las políticas institucionales de derechos humanos.

Lea más: El papa Francisco, “preocupado” por detención de obispo en Nicaragua

Seis meses después del anuncio de un paquete de asistencia por 8 millones de dólares con proyección a 2 años, el subsecretario de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley INL, Todd Robinson, anunció la entrega de otros 3 millones 850 mil dólares para robustecer la asistencia técnica y establecer un Centro de Normas Policiales.

La ayuda está encaminada a incorporar los estándares internacionales en derechos humanos y procurar que la formación de los policías se traduzca en un servicio más humano y cercano al ciudadano.

La estrategia conjunta de la que hacen parte la alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), gravita alrededor de cuatro aspectos principales, encaminados a prevenir violaciones de los derechos humanos:

1. Incorporación de normas y estándares internacionales en derechos humanos para el servicio y la doctrina de la Policía Nacional.

2. Diálogo constante entre la Policía Nacional y las organizaciones de la sociedad civil.

3. Fortalecimiento de la justicia disciplinaria.

4. Asistencia a la Oficina del Comisionado de Derechos Humanos de la Policía Nacional, que como lo anunció el director General de la Policía Nacional, mayor general Henry Armando Sanabria Cely, tendrá en adelante como fortaleza y complemento el Grupo Especial de Protección de los Derechos Humanos y la Paz.